This is America: el perturbador video del rapero Childish Gambino que enciende el debate sobre armas


Dos raperos han dado de qué hablar los últimos días en Estados Unidos, pero por razones opuestas.

La semana pasada Kanye West recibió fuertes críticas por decir que 400 años de esclavitud "parecían una opción".

Ahora el turno es para Childish Gambino, un artista polifacético que el sábado pasado lanzó su nueva canción This is America.

El video de la canción encendió dos de las conversaciones más álgidas que ha tenido Estados Unidos recientemente: el racismo y el control de las armas de fuego.

En solo cinco días, pasó de los 50 millones de reproducciones en YouTube. Además, se ubicó en el primer lugar de las lista de iTunes.

El video comienza con un estribillo alegre y pegajoso al son de una guitarra, mientras Gambino baila con gestos grotescos que podrían ser hasta graciosos, si no fuera porque ya llevan una carga perturbadora.

El primer choque llega cuando Gambino toma una pistola y le dispara en la cabeza al hombre que toca la guitarra. Ahí la tonada alegre de golpe se torna en un beatmonótono que marca el aire sombrío de la canción.

La peculiar posición con la que Gambino dispara ha sido comparada con la de Jim Crow, un personaje que representaba las leyes de segregación racial en Estados Unidos a mediados del siglo XIX.

En esa escena también llama la atención el contraste entre la forma cuidadosa en la que Gambino le entrega el arma a un niño y la manera en que al hombre lo retiran arrastrado.

Esto se ha interpretado como una crítica a la forma en la que en Estados Unidos se le da más importancia a las armas que a las víctimas de ellas.

De ahí en adelante, Gambino hace todo tipo de movimientos erráticos, que son imitados por un grupo de niños que bailan junto a él.

Detrás de ellos sin embargo, la escena se ha vuelto un caos, con persecuciones, robos, peleas, suicidios e incendios.

La coreografía de Gambino y los chicos se ha visto como una crítica a la manera en que la sociedad prefiere distraerse de las cosas realmente importantes.

Es decir, acabamos de ver el asesinato de un hombre y solo segundos después ya estamos entretenidos con el baile ridículo de Gambino, que intenta que no veamos lo que sucede detrás de él.

El siguiente golpe fuerte del video es la escena del coro góspel que canta alegremente. Gambino entra en escena bailando y con un rifle AK-47 los mata a todos.

A esta escena se le ha comparado con la masacre de Charleston, Carolina del Sur, en 2015, en la que un supremacista blanco asesinó a 9 feligreses en una iglesia que es símbolo de la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos.

El uso de los móviles en el video también llamó la atención, pues los niños que miran sus teléfonos se ha interpretado como un distractor que los aleja de la realidad.

Otra interpretación de esta secuencia surge de uno de los versos en los que Gambino canta "This is a celly/This is a tool" ("Esto es un celular/Esto es una herramienta"), también puede ser una manera de mostrar el poder de los móviles para que cualquier persona pueda grabar y denunciar abusos de la policía.