Consejero Millones llama a rechazar definitivamente Termoeléctrica en Concón


  • Proyecto reactivado por Enap deberá enfrentar la opinión de seremis y autoridades regionales en la tramitación ambiental durante el mes de julio.

A penas el proyecto Nueva Era fuera levantado otra vez por la Empresa Nacional del Petróleo, el consejero regional y miembro de la comisión de medioambiente, Manuel Millones, manifestó su oposición, la cual ha mantenido desde que se originó la idea de instalar una termoeléctrica en la comuna de Concón.

Ahora realizó un directo llamado a las autoridades del Gobierno Regional a rechazar dicho proyecto en la fase de evaluación ambiental, pues sólo traería daños y complicaciones a la salud. "Sería un pecado que sólo se piense en el bienestar económico de esta empresa, porque esto va a generar un negocio que le permite tener nuevos ingresos a Enap, y se sacrifique la salud de la población", sentenció Millones.

El consejero recordó que hace menos de un mes, el Colegio Médico entregó un lapidario informe sobre los niveles de contaminación, dentro de los cuales existe una saturación de hasta un 1.500 % de arsénico, superior al permitido y que la calidad del aire está en una situación crítica por las plantas de carbón e industrias, teniendo una directa relación con la alta presencia de cáncer en la zona. Por lo tanto, no se entiende que Enap insista en un proyecto que genera daño a la comunidad.

Millones recalcó que actualmente en Chile no existe una crisis energética como han querido decir algunas autoridades para justificar la construcción de la Termoeléctrica en Concón, cuando la verdad este proyecto tiene como única finalidad levantar las alicaídas arcas de Enap, tras la seguidilla de malas administraciones internas, lo cual puede ser legítimo, pero no a cualquier costo.

"Espero que nuestro Gobierno no le de prioridad a este proyecto y sea rechazado, pensando en la salud de la población de Concón y no pensando en la rentabilidad de una empresa del estado", agregó Millones, quien estima que esta es una oportunidad clave para rechazar en forma definitiva la idea de la Termoeléctrica Nueva Era en Concón.