Ingeniero Constructor da a conocer signos de alerta en inmuebles y su estructura que podrían evitar accidentes como el de Valparaíso

August 16, 2019

Luego del derrumbe de la vivienda ubicada en la intersección de las calles Huito y Aldunate en Valparaíso, hecho en el que hubo personas fallecidas y heridas, surgen una serie de interrogantes relacionadas a las condiciones en que se encuentran las viviendas porteñas, las situaciones que podrían causar un colapso de este tipo y a que señales de deterioro de los inmuebles y su estructura deben estar alertas sus moradores para evitar hechos de este tipo.

 

 

 

Fernando Mandiola, Director de Carrera de Construcción Civil de Universidad de Las Américas, Sede Viña del Mar, Master en Gestión de la Construcción, comentó que aquellas viviendas construidas fuera de norma, que se emplazan en terrenos no partos para una construcción, como quebradas, de manera aledaña a un muro de contención o en lugares donde haya cursos de agua que pueden socavar el terreno, son las más propensas a sufrir accidentes como el de Valparaíso.

 

“Si bien muchas viviendas del Valparaíso están construidas en zonas de riesgos, se hacen más propensas a derrumbes y colapsos aquellas que suman una serie de condiciones negativas, tales como, construcciones fuera de norma, sin permiso, en terrenos no aptos para edificar, en quebradas, cuando hay materiales en mal estado o la presencia de agentes como humedad, la corrosión en su estructura, la inadecuada mantención de la casa, entre otros, los que unidos aumentan el riesgo de que se presenten incidentes de este tipo”, dijo el académico.

 

Agregó que también hay condiciones ambientales que repercuten y afectan la situación estructural de las construcciones (lluvia, frío, vaguada costera), sobre todo en la medida en que sus moradores no tomen las acciones preventivas para retrasar su acción sobre los materiales, por ejemplo, “el aire marino afecta a las estructuras metálicas, la humedad desgasta el material y le acorta la vida útil a aquellos que no están fabricadas para soportarlo, como es el caso de maderas sin tratamiento o volcanitas”.

 

El ingeniero constructor sostuvo que “Valparaíso es una ciudad con características propias, conocida por sus viviendas “colgadas de los cerros”, situación que personalmente no creo que cambie en el tiempo, pues es su sello. Sin embargo, lo que debiere ocurrir a partir de esta trágica experiencia es que los propios habitantes tomen conciencia del tema, observen sus viviendas, visualicen qué situaciones de peligro pudiese haber y en base a esto realizar mejoras para evitar este tipo de accidentes”.

 

Destacó que lo importante es realizar mantenciones y revisiones periódicas a las viviendas en su estructura e instalaciones, en las áreas eléctricas, de gas y agua. También, apenas se observen daños o ruidos extraños (crujidos), asesorarse por profesionales del área y entes especializados, por ejemplo, recurriendo a la Dirección de Obras del municipio para informar la situación y recibir orientación. Signos que pueden ser de alerta son el desgaste de materiales, la evidente falta de mantención, daños en elementos estructurales, grietas en muros y paredes, pisos desnivelados, puertas y ventanas descuadradas, socavamiento de terrenos, debilitamiento en el talud, entre otros.

 

“Debido a la gran cantidad de viviendas que se construyen fuera de norma, muchas veces en sitios de difícil acceso, sobre todo en Valparaíso, hace difícil la fiscalización por parte de los organismos

competentes. Sin embargo, las familias pueden recurrir a sus Direcciones de Obras y asesorarse por

profesionales del área quienes entregarán un diagnóstico del estado de su vivienda, lo que puede ser de gran utilidad para prevenir situaciones de peligro y tragedias como esta”, recalcó el profesional.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload