Peste negra: la enfermedad medieval reaparece en China

November 19, 2019

Ya se reportaron tres casos y dos víctimas fatales, en zonas rurales. En esta nota explicamos qué es.

 

Un equipo de control de plagas atrapa ratas en la provincia de Sichuan, China./ Reuters

 

Las autoridades chinas informaron este lunes de un tercer caso de peste, la misma enfermedad conocida como peste negra que causó una de las pandemias más mortales en la historia.

 

Los dos primeros casos se detectaron en mayo. Una pareja mongol  murió de peste bubónica después de comer el riñón crudo de una marmota, considerado un remedio local.

 

Para noviembre, se detectaron dos nuevos casos de peste neumónica (la "versión" de la enfermedad que afecta los pulmones) en la provincia china de Mongolia Interior. Recibieron tratamiento en Beijing pero no se informó cómo habían contraído la enfermedad.

 

Este lunes, se confirmó un tercer paciente. Es un hombre de 55 años, que enfermó tras comerse un conejo de campo.

 

El hombre recibió asistencia el sábado en un hospital en la ciudad de Huade, indicó en un comunicado la autoridad sanitaria de la Región Autónoma de Mongolia Interior, al norte de Beijing.

 

Los investigadores determinaron que el paciente, de la zona rural de Xilingol League, comió el conejo el 5 de noviembre.

 

Un miembro del equipo de control de enfermedades examina ratas en Sichuan, China./ Reuters

 

Veintiocho personas que habían tenido estrecho contacto con el hombre habían sido puestos en cuarentena, pero ninguno tenía fiebre ni mostraba otros síntomas de peste, indicó el comunicado.

 

La peste es causada por bacterias y transmitida a través de picaduras de pulgas y animales infectados. Puede desarrollarse de tres formas diferentes. La peste bubónica causa inflamación de los ganglios linfáticos, mientras que la peste septicémica infecta la sangre y la peste neumónica los pulmones.

 

El tipo neumónico, la clase que tienen los pacientes chinos, es más virulento y dañino. Si no se trata, siempre es fatal, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Durante la Edad Media, los brotes de peste devastaron a Europa, matando a cerca de 50 millones de personas. Desde entonces, se han desarrollado antibióticos, que pueden tratar la mayoría de las infecciones si se detectan a tiempo, pero la peste no ha desaparecido. De hecho, ha regresado recientemente.

 

De 2010 a 2015, se registraron más de 3.248 casos en todo el mundo, incluidas 584 muertes, según la OMS. Los tres países más endémicos son la República Democrática del Congo, Madagascar y Perú.

 

Imagen de microscopio de la Yersinia pestis bacteria, causante de la "peste bubónica". (AP)

 

Según la clínica Mayo, la bacteria que produce la peste vive en pequeños roedores como ratas, ratones, ardillas o conejos, comunes en zonas rurales de África, Asia y Estados Unidos.

 

Su forma más frecuente es la bubónica que afecta los ganglios de la ingle, las axilas y el cuello.

 

La forma menos frecuente y más peligrosa de la peste nuemónica que afecta los pulmones y se puede contagiar de una persona a otra.

 

Dependiendo de qué tipo de enfermedad se ha contraído, son los síntomas.

 

Historia

 

La peste hizo estragos en la humanidad durante la Edad Media. En 1348, esta enfermedad terrible y por entonces desconocida se propagó por Europa, y en pocos años sembró la muerte y la destrucción por todo el continente.

 

Según un informe de National Geographic, la peste pudo haber provenido de la actual Uzbekistán. Las pésimas condiciones higiénicas, la mala alimentación y las escasos conocimientos médicos hicieron el resto.

 

El triunfo de la muerte pintura de Pieter Brueghel el Viejo, que representa la epidemia de peste bubónica.

 

La estrecha red comercial que unía el Báltico y el mar del Norte llevó la peste a bordo de los barcos hasta ciudades como Brujas.

 

Hasta entonces, según National Geographic, había otras enfermedades temidas y letales como la gripe, el sarampión y la lepra, pero nada parecido a la peste.

 

La peste "era un huésped inesperado, desconocido y fatal, del cual se ignoraba tanto su origen como su terapia; por otro lado, afectaba a todos, sin distinguir apenas entre pobres y ricos".

 

Esqueletos de víctimas de la peste negra, en el cementerio de East Smithfield, en Londres./ AP

 

Las suposiciones de su origen y contagio era diversas. Se pensó que había algo en el aire que contagiaba, se habló de un origen astrológico y de la cólera divina.

 

Recién en el Siglo XIX se supo que no había existía tal cosa como un origen sobrenatural de la peste.. Se descubrió entonces que la causa era una bacteria "yersinia pestis" que afectaba a roedores y se trasmitía por la picadura de las pulgas de estos animales. Se supo entonces que la peste era una una zoonosis, una enfermedad que pasa de los animales a los seres humanos.

Con información de agencias, Clínica Mayo y National Geographic

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload