La debilidad del Presidente: Familia Piñera Morel sacó fuera del país más de US$500 millones con destino a Paraísos Fiscales

December 6, 2019

Tras dejar su primer mandato presidencial, Sebastián Piñera Echenique reformuló su grupo empresarial y traspasó más de US$500 millones a sociedades de sus hijos en dos destinos claros: Islas Vírgenes Británicas (IVB) y Luxemburgo, ambos considerados paraísos tributarios según el Servicio de Impuestos Internos. A través de Bancard Inversiones Limitada, empresa que el actual Mandatario controla con el 66% de la propiedad, a inicios de 2015 comenzó a transferir recursos desde Chile a las compañías de sus hijos en el extranjero. Pero no lo hizo como lo establece la Ley, por lo que el Servicio de Impuestos Internos (SII) inició una fiscalización en su contra y detectó irregularidades en una operación de financiamiento a sus hijos y el no pago de impuestos por la misma durante dos años, impuestos que incluyó -durante su segundo mandato presidencial- una condonación de las multas por parte del Estado. El diputado DC, Gabriel Ascencio, anunció que iniciará un proceso de fiscalización y emplazó al Presidente y a sus hijos a informar en qué paraísos fiscales mantienen su millonaria fortuna.

 

 

 

Este años dos noticias han vuelto a poner de relieve la fortuna del Presidente de la República. En marzo de este año la revista Forbes informó que Sebastián Piñera subió 55 puesto entre las personas más ricas del mundo y durante esta semana - la séptima desde estalló la crisis social y política - se conoció que el family office de los hijos del Presidente, "Inversiones Odisea", presentó un considerable aumento en la participación accionaria de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC).

 

Estas informaciones se suman a lo revelado por El Desconcierto, que sostiene que a comienzos de 2015, los Piñera Morel comenzaron una silenciosa reformulación de su grupo empresarial y llegaron a traspasar más de US$500 millones (cerca del 20 % de su fortuna) a sociedades de sus hijos en dos destinos: Islas Vírgenes Británicas (IVB) y Luxemburgo, ambos considerados paraísos tributarios según el Servicio de Impuestos Internos.

 

En concreto, Bancard Inversiones Limitada -empresa en la que Sebastián Piñera Echenique controla el 66% de la propiedad- comenzó a transferir recursos desde Chile a las compañías de sus hijos ubicadas en dichos paraísos tributarios. Pero -según describe El Desconcierto- no lo hizo como lo establece la Ley de Impuesto a la Renta (LIR), razón por la cual -en mayo de 2017- el Servicio de Impuestos Internos (SII) inició una fiscalización en su contra y detectó irregularidades en una operación de financiamiento a sus hijos y el no pago de impuestos por la misma durante dos años.

 

De acuerdo al medio electrónico, que accedió a información financiera que da cuenta de la contabilidad de los años 2015 y 2016 del Grupo Bancard -con efectos tributarios para los años 2016 y 2017-, la indagatoria del SII reveló que el traspaso de $68 mil millones que hizo Piñera Echenique en 2015 desde Bancard Inversiones Limitada a Bancard International Investment, controlada por sus hijos en las Islas Vírgenes Británicas, fue irregular.

 

El SII dio cuenta de que en esa transferencia de Piñera Echenique a sus hijos, no se pactaron tasas de retribución, por lo que no se pagaron los impuestos respectivos. Es decir, en la operación, no hubo pago de intereses de los hijos al padre, por lo que no se pudo cobrar el impuesto respectivo en dos años: 2016 y 2017.

 

Dado que Piñera Echenique y sus familiares son definidos por la Unidad de Análisis Financiero (UAF) como Personas Expuestas Políticamente (PEP), no se puede acceder a la reliquidación de impuestos definitiva cursada a Bancard Inversiones Limitada. Esto sumado a que el SII no entregó más detalles sobre la operación.

 

Sin embargo, una fuente reveló al medio que Bancard Inversiones Limitada, ya con Piñera como Presidente de Chile en ejercicio, pagó, vía internet, los impuestos reprochados de 2016 y 2017, lo que incluyó una condonación automática de parte de las multas e intereses.

 

US$542 millones que salieron de Chile

 

Con dudas sobre por qué el grupo empresarial no pagó los impuestos, cuánto pagó y por qué optó por aceptar una condonación de multas e intereses, se suma un nuevo antecedente: hay otras operaciones de similares características, que realizó la empresa de Piñera Echenique con las de sus hijos, y que no se sabe con exactitud si el SII las fiscalizó o no.

 

El Desconcierto señala que de los $68 mil millones fiscalizados por el SII, Bancard Inversiones Limitada habría traspasado además, a través de varias operaciones financieras con sociedades relacionadas en Chile y el extranjero, más de US$440 millones a las Islas Vírgenes Británicas y Luxemburgo.

 

En total, se trataría de unos US$542 millones que salieron de Chile hacia esos paraísos tributarios. Entre los destinos figura Inversiones Odisea.

 

Fideicomiso tuerto

 

Piñera prometió que si salía electo para un segundo mandato, realizaría dos fideicomisos: uno para sus inversiones en Chile (obligatorio) y otro para las que posee en el extranjero, de manera voluntaria. Además, dijo que su esposa, Cecilia Morel, y sus hijos harían los mismo. Sin embargo, en el caso de estos últimos, no para el extranjero.

 

“Se van a abstener de hacer inversiones que puedan significar cualquier asomo de conflicto de interés”, dijo Piñera Echenique cuando anunció esos fideicomisos. Al parecer, los paraísos fiscales no estaban en ese ítem.

 

En aquella oportunidad Piñera no explicó por qué sus hijos no lo harían en el exterior. Pero, revelados los datos contables a los que accedió El Desconcierto, el hecho de que los Piñera Morel quedaran sin fideicomiso en el extranjero parece responder a la necesidad de revisar los millonarios recursos que desde 2015, Piñera comenzó a transferirles.

 

Reacciones
 

El diputado Gabriel Ascencio  señaló por Twitter que iniciara acciones de fiscalización, comenzando por un oficio al Servicio de Impuestos Internos para que determine qué tributos se han dejado de percibir a raíz de los negocios en paraísos del clan Piñera y a la Comisión del Mercado Financiero para que audite sus negocios.

 

"Emplazamos a Piñera a transparentar en qué paraísos fiscales mantiene sus dineros y extender esa exigencia a sus hijos. Queda claro que los intereses de las empresas familiares del mandatario son, a fin de cuentas, lo intereses del propio Presidente", señaló.

 

Con esto, el clan Piñera -sostiene Ascencio-  "ahorra una gran cantidad de impuestos, los que no pagan en Chile. A mitad de año le solicité al Presidente pagar 27 años de contribuciones impagas por su casa en Caburgua. No lo hizo y mantiene su conducta de eludir impuestos".

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload