Chilenos: Prisioneros del tabaco


  • La OMS estableció que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con los no fumadores.

  • La última Encuesta Nacional de Salud informó que el 33.3% de la población nacional era fumadora.





Además de las enfermedades cardiovasculares que ya conocemos, como los infartos al corazón y cerebrales, problemas en las arterias, aneurismas, ateromatosis, entre otras, la lista de problemas causados por el tabaco es bastante más extensa. Las afecciones pulmonares, como el enfisema, la bronquitis crónica, los cánceres en pulmón, faringe, lengua, mamas y colon, también pueden ser producidas por este vicio.


El riesgo mayor lo sufren aquellas personas que han empezado a fumar a temprana edad, ya que cualquier enfermedad asociada al cigarrillo se presentará antes de tiempo. El riesgo es proporcional a la cantidad, y será el doble para una persona que se fuma un cigarrillo diario, que una que no fuma. “Aunque una persona se fume 2 cigarros al día igualmente puede presentar una enfermedad cardiovascular”, comenta el Dr. Alejandro Martínez, Presidente de la Fundación de la Sociedad Chilena de Cardiología y Cirugía Cardiovascular y Presidente de la Sociedad Sudamericana de Cardiología.


En Chile, según lo publicado por el Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) solo el año 2017, la mortalidad por tumor maligno de la tráquea, bronquios y pulmón fue de 3.276 personas con una tasa de 17,83 por cada 100.000 habitantes. Por otro lado, la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017 informó que el 33.3% de la población nacional era fumadora y, personas expuestas a humo de tabaco en el hogar correspondía al 15.2%.


Tabaco en tiempos de Covid


Fumar es un factor de riesgo conocido en muchas infecciones respiratorias que aumenta la gravedad de este tipo de enfermedades. Tras revisar diversos estudios, un grupo de expertos en salud pública reunido por la OMS el 29 de abril de 2020 estableció que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con los no fumadores.


El COVID-19 es una enfermedad infecciosa que ataca principalmente los pulmones. El tabaquismo deteriora la función pulmonar, lo que dificulta que el cuerpo luche contra esta y otras enfermedades. El consumo del tabaco es además un factor de riesgo importante de enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, algunas enfermedades respiratorias y la diabetes, y las personas que padecen esas enfermedades tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves en caso de verse afectadas por la COVID-19. Los datos de investigación disponibles hasta la fecha parecen indicar que los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves y de fallecer a causa de la COVID-19.


Por todo lo anterior, es que los organismos en Chile están alineados en la lucha contra el Tabaco, y han tomado medidas efectivas, como el alza en el valor de la cajetilla, o la prohibición de fumar en espacios públicos, sin embargo, pese que han disminuido el consumo en ciertos grupos respecto de la Encuesta Nacional de Salud 2010, aún queda mucho por hacer hasta reducir las cifras al mínimo”, concluye el representante de la Sociedad Chilena de Cardiología.