¿Por qué a los chilenos nos cuesta acatar las cuarentenas?

June 5, 2020

Experto conductual analiza las principales razones detrás de uno de los talones de Aquiles del control de la pandemia en varias comunas: el incumplimiento del aislamiento obligatorio impuesto por la autoridad.

 

 

 

Las cifras de contagios y fallecidos siguen empinándose a pesar de las recomendaciones y medidas establecidas para el control de la pandemia, poniendo a prueba el Plan de Acción del Gobierno. Los medios de comunicación no han dejado de reportar imágenes de personas que están incumpliendo las medidas sanitarias impuestas por la autoridad. ¿Falta de conciencia? ¿Irresponsabilidad?

 

“Por lado, muchas personas se enfrentan al dilema de quedarse en casa o salir a generar algún tipo de ingreso. Pero más allá de la necesidad económica o la vulnerabilidad, muchos de los sujetos que no acatan las cuarentenas poseen un alto grado de inmadurez a nivel afectivo o emocional, que los hace exponerse más”, explica Patricio Reyes, filósofo, experto conductual y director de Consultora R-Yes. 

 

El experto explica que, en el caso de los jóvenes, tienen una sensación de que no se van a enfermar y que las cuarentenas chocan con su impulsividad, incapacidad de demorar el deseo y búsqueda permanente de libertad. 

 

Por otra parte, sostiene que existe poca cultura de autocuidado entre la población chilena. “Esto se evidencia, por ejemplo, en nuestras tasas de accidentabilidad laboral que, si bien se han reducido al 3%, un 40% de ellas son caídas y golpes menores atribuibles al no obedecimiento de medidas básicas de seguridad o a distracciones, lo que demuestra que no estamos atentos al aquí y al ahora, sino que estamos sumidos en la ansiedad por el futuro, que nos impide estar atentos a lo que estamos haciendo, una conducta básica del autocuidado”, explica Patricio Reyes, poniendo como ejemplo la angustia por la incertidumbre económica, que nos hace estar inquietos, exponernos, arriesgarnos o tomar decisiones que pueden tener un alto costo.

 

Otra conducta que impide el control de los contagios tiene relación con la incapacidad de aceptar límites “o que un tercero o una autoridad me diga lo que tengo qué hacer, contraviniendo mis libertades individuales y atribuyendo a algo externo, fuera de mí, como la causa del problema. En este caso, a la mala gestión de los autoridades, a que otras personas no cumplen e, incluso, a ideas conspirativas”, lo que -a juicio del experto-, sólo termina por validar la multa y la penalización como la única vía para lograr que las personas acaten las cuarentenas.

 

De acuerdo con Patricio Reyes, también existe mucho egoísmo y falta de solidaridad, al contrario de lo que sucede cuando vivimos amenazas externas, como los desastres naturales a los que estamos acostumbrados. “Frente a los terremotos, aludes o incendios, los chilenos somos muy solidarios con el otro, pero este sentimiento o actitud tan propio de nuestra idiosincrasia no ha surgido con el Coronavirus, muy probablemente porque es una amenaza invisible, que no podemos ver”, reflexiona el experto.

 

Finalmente, recomienda que los chilenos trabajemos nuestra conciencia plena, que nos llama a estar presentes en el momento que estamos viviendo para autocuidarnos, ser más responsables y ser más solidarios. “Practicar el altruismo y la compasión son sentimientos que nos dan más felicidad. Pero lo más importante es querernos a nosotros mismos, esa es la fuerza más poderosa que nos ayudará a protegernos y quedarnos en casa”, concluye Reyes.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload