5G y WiFi 6: la promesa de más productividad, eficiencia y reducción de brechas

Por Claudio Ortiz Welsch, gerente general de Cisco Chile


Si la tecnología en sí misma tiene un enorme potencial, la combinación e interrelación de varias no tiene límites. La transición repentina hacia entornos virtuales e híbridos nos sigue poniendo a prueba con distintos retos y desafíos, mientras nos brinda posibilidades nunca antes vistas.





Con un futuro más híbrido que presencial, la cultura laboral cambió para traernos más oportunidades, inclusión y colaboración. El trabajo híbrido no se trata solamente de videoconferencias desde una habitación o cocina, es un replanteamiento de las redes, políticas, seguridad y de las arquitecturas digitales. Y, más críticamente, de la adaptabilidad y reconversión de la fuerza laboral.


En este camino, tecnologías como el 5G y Wi-Fi 6 están habilitando las redes inalámbricas que moldearán un presente y futuro basado en experiencias digitales más inmersivas, intensas y colaborativas.


El poder de ambas reunirá a personas y espacios en la medida que las empresas y organizaciones apuesten por arquitecturas de redes más robustas, estables y flexibles, conectando sus operaciones físicas con los sistemas de TI y OT, y utilizando análisis, inteligencia artificial, machine learning y automatización para mantener seguros a los empleados.


Futuro potente y digital


La potencia del 5G y el Wi-Fi 6 seguirán expandiendo el crecimiento de un futuro con más productos, herramientas, aplicaciones y servicios esenciales para las empresas y ciudadanos digitales. Se trata, en definitiva, de una modernización y evolución necesaria para adecuarse a los niveles de productividad y eficiencia actuales.


El mundo exige inmediatez en sus procesos. Hoy no solo basta con fibra óptica y soluciones cableadas, urgen redes inalámbricas con ensamblajes de muy baja latencia y alta confiabilidad. Ya no hablamos de un futuro, asistimos a un presente híbrido donde ya no solo se colabora entre personas, sino también con tecnología.


Las redes inalámbricas basadas en WiFi 6 y 5G, transformarán las industrias al digitalizar la tecnología operativa (OT) tan profundamente como la nube transformó la tecnología de la información (TI). Con estrategias para converger sus operaciones, las empresas presentarán ganancias significativas en productividad y eficiencia, creando una gran ventaja competitiva.


Menor brecha y mayor inclusión


Conectar a más personas y llegar a más lugares es uno de los grandes desafíos de la década. La tecnología y los frutos de su implementación, están habilitando una sociedad digitalizada y con mayores oportunidades, proyectando brechas de conocimiento, acceso y seguridad menores.


La forma en que nos conectamos y consumimos información cambió para siempre. Con la incorporación de tecnología se siguen creando nuevas redes, con mayor velocidad y capacidad para aplicaciones que demandan mayor tráfico y calidad. Por ello, juntos, Wi-Fi 6 y 5G sustentarán el rendimiento necesario para aplicaciones avanzadas como video 4K u 8K, aplicaciones de colaboración de alta definición y alta densidad, oficinas totalmente inalámbricas e Internet de las cosas (IoT).


Las redes inalámbricas y físicas son la base de todas las transformaciones digitales que vivimos. La combinación de ambas, además de la habilitación del 5G, prometen seguir modernizando no solo a las empresas y organizaciones, sino también transformar las experiencias y satisfacción de las personas.