top of page

ACV: Cómo prevenir una de las enfermedades con mayor mortalidad en Chile

El Accidente Cerebrovascular (ACV) es una patología que se produce cuando se interrumpe el suministro de sangre al cerebro o cuando existe un sangrado en él. Este tipo de emergencias médicas son denominadas tiempo-depedientes, ya que mientras antes se reciba atención médica, mayores son las posibilidades de sobrevivir o quedar sin secuelas..




En Chile, según datos del Ministerio de Salud en 2021 hubo 29.542 egresos hospitalarios por ACV, de ese modo esta enfermedad fue, excluyendo las muertes por el COVID-19, convirtiéndose en la segunda causa de mortalidad, después de las enfermedades isquémicas del corazón2. Durante ese año se registraron 7.501 defunciones por ACV, lo que equivale a un fallecimiento cada 72 minutos2.

Frente a la alta tasa de casos en el país el Ministerio de Salud decidió incluir el Accidente Cerebrovascular Isquémico entre las Garantías Explícitas de Salud (GES), lo que implica que personas de 15 años y más que sufran un ACV isquémico con confirmación diagnóstica tengan garantizado el acceso al diagnóstico médico, tratamiento, seguimiento y rehabilitación ya sea por Fonasa (Fondo Nacional de Salud) o Isapre (Instituciones de Salud previsional).

El beneficio GES incluye también medicamentos, implementos o ayudas técnicas y exámenes. De igual forma se excluyen insumos y cirugías según el Listado de Prestaciones Específicas para esta patología3.

Ronald Vargas, director médico de Clúster Andino de Pfizer comenta la importancia de la educación frente a esta enfermedad “El ACV no es producto del azar, sino que parte de un proceso de desarmonía gestado a lo largo de la vida, y la mayoría de los factores de riesgo son modificables, por ello, es importante proporcionar una educación más rigurosa a aquellos que están en alto riesgo1”.

Síntomas:

Los tres síntomas más comunes de un ACV son la pérdida de la fuerza en un brazo o en una mitad del cuerpo, la parálisis de la mitad de la cara, y la dificultad para hablar o hacerse entender. Si cualquiera de estos síntomas, se produce de manera repentina, nos debe hacer pensar en un ACV2.

Factores de riesgo:

Los factores de riesgo a la hora de provocar un ACV pueden ser clasificados como no modificables y modificables. Entre los no modificables se encuentra la edad, el sexo, y el tener antecedentes de familiares directos con ACV; de manera que el riesgo aumenta con la edad, ser de sexo masculino y tener familiares directos que hayan padecido un ataque cerebral. En relación con los factores de riesgos modificables, la Hipertensión es el factor de riesgo más común, pero también se destacan, el consumo de tabaco, la diabetes, altos niveles de colesterol, la obesidad1.

Prevención:

Para prevenir un Accidente Cerebrovascular es recomendable tomar ciertas precauciones para atenuar algunos de los factores de riesgo modificable, al respecto el Ministerio de Salud recomienda2:

  • Controlarse la presión arterial y recibir tratamiento médico para normalizarla si es que se encuentra elevada2.

  • Alimentación saludable: consumir menos sal y menos alimentos altos en calorías, azúcares o grasas. Aumentar el consumo de frutas y verduras2.

  • Practicar actividad física regularmente (1 hora, 3 veces por semana)2.

  • No fumar2.

  • Moderar el consumo de bebidas alcohólicas2.

  • Evitar el exceso de peso (no usar medicamentos para bajar de peso, ni drogas estimulantes)2.

  • Bajar la glicemia (azúcar en la sangre), en particular si hay antecedentes familiares de diabetes2.

  • Bajar el colesterol2.

  • Tratar y controlar las enfermedades cardíacas: arritmias, enfermedad de las válvulas o de las arterias coronarias2.

bottom of page