Adicción a las pantallas: El uso de dispositivos móviles en menores aumentó 500% durante la pandemia



La salud mental y emocional de los niños se ha visto afectada debido a tres aspectos de la tecnología: uso de aplicaciones, juegos y redes sociales. La psicóloga de Clínica Los Leones, Carolina Alarcón, explica cómo el uso de pantallas en menores puede afectarlos, y cuántas son el máximo de horas de uso a los que pueden estar expuestos.





Berrinches, pataletas y llanto son algunas de las reacciones que niños y niñas tienen al momento de que se les prohíbe el uso de aplicaciones, juegos o redes sociales. Es la realidad que muchas madres y padres han tenido que enfrentar especialmente en pandemia, periodo en el que, de acuerdo a la organización internacional Parents Together, el uso de pantallas aumentó un 500%.


La psicóloga de Clínica Los Leones, Carolina Alarcón, señala que el impacto que puede tener la vuelta a clases y las pantallas, juegan un rol a la hora de que niños y niñas se relacionen con sus pares. “Dentro de lo positivo que hemos visto con el regreso a clases, es la vuelta a la rutina, la regulación de horario de dormir, y de las comidas, y principalmente lo productivo que puede llegar a ser el tema escolar. Esto es tanto para los papás y mamás, como para los niños y niños”, expresó Alarcón.


La investigación de Parents Together, realizada a más de 3.000 hogares, mostró que un 48% de los menores pasa más de seis horas frente a dispositivos móviles y un 85% de padres y madres se encuentran preocupados con respecto al tema.


La psicóloga de la Clínica Los Leones explica que con “tanta exposición y relación online, se van perdiendo ciertas habilidades. Entonces la psicoeducación, es decir, la educación emocional, no se ve plasmada como método de resolución de conflicto. Por lo tanto, el no tener herramientas frustra, genera ansiedad y los niños y las niñas se ponen mucho más agresivos porque no saben cómo reaccionar”.


Las pantallas han perjudicado y el daño es observable y medible. Alarcón menciona tres aristas donde más se pueden ver afectados los menores: la comunicación, la habilidad motora y la habilidad con la resolución de conflictos.


“Los niños y las niñas no tienen las habilidades comunicacionales como un intercambio natural del lenguaje, tanto en lenguaje verbal como no verbal, que fija la comprensión de este, las relaciones de asertividad y todas aquellas herramientas que tienen que ver con esto”, señala la psicóloga de Clínica Los Leones, Carolina Alarcón. “Por otro lado, la habilidad motora también se vio afectada, porque los niños y niñas no salen a hacer ejercicio. Entonces esto aumentó bastante la obesidad en niños, niñas y adolescentes. Por último, se pierde mucha oportunidad para para practicar, ya sea relaciones con otros, para solucionar los problemas que puedo tener con compañeros, entre otros”.


La especialista recomienda que niños y niñas no pasen más de dos horas diarias frente a las pantallas, “por increíble que parezca, esa cantidad de tiempo es bastante”. En el caso de los niños y niñas de entre 2 a 5 años, pueden estar como máximo una hora al día. Mientras que más grande se recomienda no superar el límite de 48 minutos. Aunque advierte que hay que tener “harto ojo con las redes, los contenidos, a no ser que estén buscando cosas escolares, viendo documentales, etc. Hay que estar atentos a qué tipo de contenido se está consumiendo”.