DATO ÚTIL: ¿Qué hacer en una reunión familiar?

Las reuniones familiares son momentos ideales para disfrutar de nuestros seres queridos, compartir anécdotas, experiencias, risas y momentos únicos e irrepetibles. Por eso nunca nos puede faltar un juego de mesa en nuestro hogar.





Los juegos de mesa permiten conectar a toda la familia y vincularse desde un momento lúdico, fomentando la interacción y la socialización. En un mundo donde todo aparece mediado por las nuevas tecnologías estos espacios son necesarios, y particularmente fantásticos. Pero ¿Cuáles son los mejores juegos disponibles en el mercado? ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegirlos? Veamos.


Catan: un juego de azar y estrategia para toda la familia


Catan es un juego de mesa que combina la fortuna con la estratégica. Se recomienda para niños mayores de 10 años y se puede jugar entre 4 y 6 personas. Cuenta con un tablero compuesto por casillas hexagonales, las cuales representan campos, montañas, bosques y llanuras de la isla de Catan juego. Es atrapante, donde se trabaja la concentración para poder tomar las mejores decisiones, con el objetivo de crecer dentro de él.


El tablero se complementa con los dados, los cuales van definiendo el progreso o la ruina de los jugadores. El número que sale después de lanzarlos fija la cantidad de materias primas que se le asignará a cada jugador para utilizar en las tierras donde hayan definido realizar la construcción de sus pueblos y ciudades. La fortuna en los dados permite consolidar sus estructuras y buscar la expansión por toda la isla. El objetivo máximo del juego se alcanza cuando se llega a los 10 puntos, los cuales permiten ganar la partida.


El juego también permite desarrollar la capacidad de negociación, por ello aquí cobra valor la estrategia. Los participantes no solo compiten por la posesión de las tierras, sino que también pueden intercambiar las materias primas con la banca o entre ellos, buscando ingresos para la expansión de sus proyectos.


Asimismo, cuenta con grandes golpes de escena, que lo hacen entretenido e impredecible. La figura del “ladrón” permite que un participante saque las materias primas a un contrincante, derribando sus planes de expansión; pudiendo modificar el desarrollo de la partida.


Es posible Catan comprar en diversas tiendas online o en jugueterías. Sin embargo, a la hora hacerlo es necesario que tengamos presente que hay tiendas online que cuentan con el juego Catan oferta, lo cual permite ahorrarnos mucho dinero. El costo del juego de mesa puede variar dependiendo la edición (hay varios diseños con temáticas específicas) y el tamaño del mismo.


Monopoly: un juego popular a nivel mundial


Monopoly es uno de los juegos de mesa más vendidos a nivel mundial, por lo que es sinónimo de tradición en cualquier mesa familiar. Un juego que combina el azar y la visión de negocios. Se recomienda su uso para adultos y niños mayores a 8 años; mientras que cada partida puede contar hasta con 8 participantes.


El juego consiste en la compraventa de propiedades. Como señala su nombre, el objetivo radica en poder armar un monopolio en el mercado inmobiliario que permita maximizar las ganancias y, como contrapartida, provocar la quiebra de los otros competidores, alcanzando así la victoria y la conquista absoluta del tablero.

  • Monopoly: las reglas de un juego clásico familiar

El Monopoly juego que trascendió el tiempo, siendo parte de la historia y el presente de diferentes generaciones familiares. Más allá del tablero, el juego viene con dados, los cuales se tiran para fijar los movimientos de los competidores. Cada propiedad en la que uno cae puede ser comprada a la banca –si no tiene dueño, construyendo así la estructura de negocios. Si ya tiene propietario, el jugador debe pagar la renta por su paso o también puede iniciar una negociación para comprar la propiedad.


El juego cuenta a su vez con cartas de “casualidad” y de “arca comunal”, las cuales se colocan boca abajo en el tablero. Cada jugador recibe un monto de dinero para iniciar a operar en el juego, el cual es brindado por la banca. Quien se encarga de gestionar el dinero también puede jugar, aunque si son muchos competidores se recomienda que se centre en dicha función. Los ingresos de cada jugador van aumentando gracias a algunas bonificaciones que dan las cartas, la renta que recibe por las propiedades ya adquiridas y cada vuelta completa que da al tablero.


A su vez, en caso de tener dificultades económicas, cada jugador puede pedir la hipoteca de sus propiedades (precio que está preestablecido en la escritura de cada una de ellas). Cuando un dominio está hipotecado, no se puede cobrar ninguna renta a otro jugador que pase por ellas. Para saldar la hipoteca se debe pagar el precio de la misma más un 10% más. Cuando se debe más de los ingresos disponibles, el jugador entra en quiebra. Antes de declararla puede ir vendiendo sus propiedades. Una vez que no dispone de más activos debe retirarse del juego. El último jugador del tablero gana la partida.


¿Cómo comprar estos juegos de mesa?


El Monopoly es un juego que permite desarrollar la concentración y la capacidad de negociación. Este juego se encuentra disponible en casi todas las tiendas online del país. Hay diferentes ediciones y modelos que se adaptan a los gustos y necesidades de cada familia. Pero en algunas páginas el Monopoly clásico se encuentra a precios muy bajos como, así también, el Monopoly game.


Hoy, gracias al desarrollo tecnológico y la digitalización de la economía, podemos comprar diferentes productos y servicios de manera online. Ya no necesitamos movernos de la comodidad de nuestra casa para poder disfrutar de momentos únicos e irrepetibles.


Las tiendas online no solo ofrecen la posibilidad de adquirir productos, sino que se encargan de dejarlos en la puerta de tu hogar en menos de 24 hs. A su vez, cuentan con facilidades de pago, garantía en sus artículos y devoluciones sin cargo. Un sistema seguro, ágil, práctico y muy rápido. Pasar momentos divertidos con nuestra familia no tiene precio. Que las reuniones dentro del hogar se renueven solo depende de nosotros.