Especialista alerta sobre aumento del cansancio visual por teletrabajo

Pausas activas, buena iluminación y una correcta distancia con el computador o los dispositivos móviles, son puntos importantes para evitar cansancio visual y otras molestias oculares.





Un aumento de las consultas por astenopia, o cansancio visual, se ha registrado en los últimos meses en los pacientes que acuden al oftalmólogo. Las condiciones propias de la cuarentena, que masificaron el teletrabajo, ha obligado a pasar más horas frente a las pantallas, lo que se traduce en una prolongación del tiempo enfocando de cerca y una disminución en la frecuencia del parpadeo, aumentando el cansancio visual, según informó el Dr. Rodrigo Fanjul, oftalmólogo de Nueva Clínica Cordillera.


“La lectura o trabajo con pantallas disminuye la frecuencia de parpadeo, lo que puede llevar a la aparición o empeoramiento de síntomas de ojo seco, como sensación de arenilla o cuerpo extraño, ardor ocular, visión borrosa intermitente y dolores tipo puntada”, para lo cual un colirio de lágrimas artificiales debidamente indicadas por su oftalmólogo podría ayudar, explicó el profesional, y agregó que las personas que trabajan con pantallas, en ambientes con poca iluminación, están propensos a presentar síntomas de cansancio visual. Además, precisó que el trabajo prolongado de cerca hace que pequeñas ametropías, sobre todo astigmatismos, se pongan en evidencia y generen molestias que deben ser corregidas con anteojos.


“Al enfocar un objeto cercano, el cerebro envía una orden a nuestra pupila para que se contraiga. Simultáneamente, si el cerebro percibe que la condición de iluminación es pobre, envía una señal para dilatar la pupila, de tal forma que permita un mayor ingreso de luz. Esto genera que los músculos encargados de contraer y dilatar estén trabajando al mismo tiempo permanentemente, trayendo como resultado un mayor cansancio visual”, señaló el Dr. Fanjul.


Por ello, el facultativo recomienda que el espacio destinado para teletrabajo tenga una muy buena iluminación, idealmente desde alguna ventana que se ubique por detrás o al lado del escritorio, o si no, con un buen foco desde el techo o en la mesa de trabajo.

También es importante la distancia a la que utilizamos las pantallas, ya sea celular, tablet o computador: no ponernos muy cerca es lo básico (ver infografía).


Pausas activas


Para disminuir el cansancio visual, lo recomendable es realizar pausas activas. Cada 20-30 minutos de exposición continua a la pantalla, deberíamos dejar de mirarla y observar un objeto lejano, a más de 5 metros, por unos 20 segundos (por ejemplo, mirar por una ventana), como explica el profesional: “muchas veces no somos conscientes de que nuestros ojos tienen distintos tipos de músculos que están trabajando permanentemente para permitir su movilidad, regular la cantidad de luz que ingresa al ojo, que estén alineados y enfocar para ver nítidamente en distancias cercanas. Si pasamos tiempos prolongados trabajando, leyendo o jugando videojuegos mirando pantallas, estos músculos también se agotarán, tal como si uno realizara una serie de ejercicios físicos como abdominales o trote y no tomara los descansos adecuados”.


Tomar pausas activas ayuda a aliviar los síntomas de cansancio y que al final de la jornada no tengamos malestares visuales, o sean considerablemente menores.


Respecto a la salud visual de los niños, estudios científicos han entregado evidencia sólida de que el uso excesivo de pantallas enfocando de cerca en un ambiente cerrado, aumenta la probabilidad de desarrollar miopía y requerir de corrección con lentes, comparado con aquellos que realizan actividades al aire libre expuestos a la luz natural.


“Son muchos los factores que pueden estar influyendo en las molestias visuales que están presentando los pacientes durante esta pandemia, y no todos son tratables con lentes, por eso es esencial que, si presenta molestias oculares o baja de visión, pueda consultar con un especialista oftalmólogo para realizar un chequeo completo que permita indicar un tratamiento individualizado y que sea el más efectivo para cada persona”, finalizó el especialista.