LAS HERIDAS MÁS COMUNES QUE PUEDEN PRESENTAR LOS ADULTOS MAYORES EN ÉPOCA DE CALOR Y PANDEMIA


  • Casi el 90% de los adultos mayores en nuestro país sufren algún tipo de lesión en la piel, especialistas de la Clínica Cath llaman a tener cuidado con cierto tipo de heridas , la duración y variación de estás para evitar problemas futuros.

  • Lesiones por presión, úlceras venosas y los skin tears son las que más se repiten y aumentan en el verano y la pandemia.

Nos enfrentaremos a un año diferente, donde las medidas de confinamiento y movilidad reducida a causa de la Pandemia ocasionada por el CORONAVIRUS nos mantendrá con poca posibilidad de salir y por lo tanto los adultos mayores se verán en la obligación de mantenerse lo que más puedan en casa y por consecuencia mantendrá una actividad física reducida.






Según un estudio realizado por investigadores de la universidad de Rockefeller (Estados Unidos), al envejecer, la comunicación entre las células de la piel y las células del sistema inmune se ve interrumpido, por lo que el tiempo de reparación de la piel puede ser hasta 4 veces más lenta.


En el caso de los ancianos, las lesiones cutáneas son tan comunes que, de hecho, se estima que más del 90% de ellos tiene algún trastorno de la piel, teniendo que someterse, en algún momento de su vida, a una curación de heridas.


En Chile un 70% de las heridas crónicas corresponden a Ulceras Venosas y en época de calor suelen empeorar los síntomas relacionados con esta ya que las altas temperaturas hacen que se dilaten las venas, aumentando su presión y dificultando más el retorno venoso.


“Las heridas por presión (escaras) suelen tardar de 6 semanas a 6 meses en sanar por completo y tiene cuidados complejos, puesto que muchas veces no es sólo superficial, sino que también compromete parte de músculos cuando es mal cuidada” comenta Carolina Saravia, enfermera jefe de Clínica Cath, especializada en el cuidado de heridas por más de 17 años.


“Para saber si una Ulcera Venosa está infectada y necesita cuidados especiales o la asistencia a un centro de salud hay que estar atentos que se presente: Dolor que no cede a analgésicos, pus o secreción, mal olor procedente de la herida, piel de alrededor caliente o enrojecida al tacto, fiebre, escalofríos”.


Hace un año dábamos indicaciones precisas cuando el destino vacacional eran playas, ríos o piscina, hoy el enemigo será quedarse en casa y mezclado con el calor de verano puede dar lugar a empeorar las manifestaciones de insuficiencia venosa, como hinchazón, dolor y cambios en el aspecto de la piel. Sin embargo sabemos que algunos si podrán disfrutar de algún lugar de destino donde las ganas de sumergirse en el agua producto del calor estarán presentes, es entonces quienes deberán tener muy presente que si presentan alguna herida deberán abstenerse de mojarse, ya que se exponen a la infección o sobreinfección, si tiene algún parche recalcar que estos no son impermeables, por lo tanto no deberían exponerse al agua y menos aún estar en contacto con arena, polvo que pudiera contaminar las heridas.


Las recomendaciones para estos meses de calor es usar ropas holgadas, elevar los pies de la cama (un ángulo de 15 grados es suficiente- de 12 a 15 cm), evitar los periodos prolongados de pie o sentado e inmóvil (el famoso plantón) que sean mayores a 1 hora, no fumar, tratar de estar en movimiento, comer sano y evitar la sal, esto evitará la hinchazón de las piernas y por consecuencia disminución del riesgo de presentar heridas en personas con insuficiencia venosa o várices.


Por el lado de los skin tears o heridas por desgarro que se producen lesiones en la piel son sumamente dolorosas. El cuidado habitual para disminuir el riego de presentar estas lesiones es mantener piel limpia, hidratada. Los baños, las duchas con agua caliente y el jabón pueden resecar su piel y aumentar el riesgo de desgarros. “es mejor tomar duchas tibias, cortas y usar un jabón de neutro y una crema para mantener su piel hidratada después del baño. Use manga larga, pantalones que pueden ayudar en la protección de las extremidades” en el caso de pacientes que requieran dispositivos para desplazarse como sillas de ruedas es recomendable proteger algunas partes de esta para evitar golpearse y terminar con una herida importante en las extremidades inferiores”. Si una persona presentará este tipo de lesiones y mantuviera la herida sangrando, que duela mucho además de enrojecimiento e inflamación en la extremidad, es necesario asistir al servicio de urgencia, con la finalidad de evitar una infección grave y por lo tanto comprometer el estado general y descompensación de sus enfermedades crónicas.


Finalmente, asegura que el método de curación de este tipo de heridas se realiza con medicamentos que principalmente alivien el dolor, vendajes y desbridamiento (limpieza de la herida, retirando el tejido de mala calidad), para ayudar a que su herida cicatrice correctamente.



Cómo detectar una Ulcera Venosa

Cuando la sangre se estanca en las venas de la parte inferior de la pierna, el líquido y las células sanguíneas se escapan hacia la piel y otros tejidos. Esto puede causar piel delgada con picazón y conducir a cambios en la piel, conocidos como dermatitis por estasis. Esto es un síntoma inicial de insuficiencia venosa.

Entre los síntomas se encuentran

  • Hinchazón, pesadez y calambres en las piernas

  • Piel endurecida y de color rojo oscuro, morado, marrón (esta es una señal de que la sangre se está represando)

  • Picazón y hormigueo

  • Úlcera superficial con una base roja, a veces cubierta por tejido amarillo.

  • Bordes formados irregularmente.

  • La piel circundante puede estar brillante, tensa, tibia o caliente y descolorida.

  • Dolor de pierna.

  • Si la úlcera resulta infectada, puede tener un mal olor y puede drenar pus de la herida.

Cuidado de la Herida


Siempre mantener la herida limpia y vendada para prevenir la infección. Además de secos el vendaje y la piel de alrededor. Trate de no humedecer mucho el tejido sano alrededor de la herida. Esto podría ablandar el tejido y hacer que la herida aumente. Antes de colocar un vendaje, limpie bien la herida, y proteja la piel alrededor de la herida manteniéndola limpia y humectada.


Para ayudar a tratar una úlcera venosa, necesita aliviar la presión alta en las venas de las piernas. Es necesario utilizar medias de compresión o vendajes todos los días o como se le indicó. Estos ayudan a evitar que la sangre se estanque, reducen la hinchazón, ayudan con la cicatrización y reducen el dolor.


Además, poner los pies por encima del nivel del corazón tan a menudo como sea posible. Por ejemplo, puede acostarse con los pies elevados sobre almohadas.Caminar o hacer ejercicio todos los días, ya que eso mejora a circulación.


Prevención


Si una persona cree que está en riesgo de úlceras venosas, debe estar atento sus pies y piernas todos los días: la parte anterior y posterior, los tobillos y los talones. Busque grietas y cambios en el color de la piel comentan desde Cath

Para la enfermera jefe de la Clínica Cath asegura que hay ciertos cambios en el estilo de


Entre las recomendaciones se encuentran dejar de fumar. El tabaquismo provoca daño en los vasos sanguíneos. Por otro lado, si la persona tiene diabetes, mantener los niveles de azúcar en la sangre bien controlados. Esto le ayudará a sanar más rápido las heridas.


Y finalmente consumir alimentos saludables ya que siempre ayuda a sentirse mejor, disminuir el sobrepeso y controlar la presión arterial y el nivel de colesterol.