Nueva ola de salud mental afecta a la población post pandemia


Cerca del 22% de la población mundial presenta algún trastorno de salud mental por situaciones de conflicto, mientras que cuadros de ansiedad y depresión aumentaron en un 25% a nivel mundial por el contexto de la pandemia.





De acuerdo al último informe Headway, “Una nueva hoja de ruta en salud mental”, se reportó que cerca de un 22% de las personas a nivel mundial desarrollan trastornos mentales en situaciones de conflicto como guerras, delincuencia y migración; 13% de cuadros leves de ansiedad, depresión y Trastorno de Estrés Post-Traumático; 4% trastornos moderados y un 5% de depresión y ansiedad graves, esquizofrenia y trastorno bipolar.


Por otro lado, la situación de la pandemia generó un aumento del 25% en trastornos depresivos y ansiedad a nivel mundial de acuerdo al mismo informe. Estos contextos han generado un aumento de problemas mentales por la incertidumbre que estos generan.


“Actualmente, estamos más propensos a presentar problemas de salud mental, principalmente por las consecuencias que ha provocado el confinamiento debido a la pandemia. Bajo esta lógica, factores externos o internos que puedan generar ciertos episodios de desequilibrio en la salud, son más difíciles de superar”, señala Victoria Oñate, psicóloga PsyAlive.


En Chile, el último informe de IPSOS reportó que un 62% de los participantes dijo que la salud mental es uno de los principales problemas sanitarios, superando al Covid con un 39%.


Esta situación impacta directamente en la cotidianidad de las personas, tanto en lo laboral como en lo económico, “la inestabilidad se hace más explícita, obligando a las personas a refugiarse en sus redes de apoyo para lidiar con los momentos más complejos. Estas son importantes para el bienestar de una persona. Respecto al entorno lejano, es crucial considerar variables que puedan afectar tanto positivamente como negativamente la sensación de incertidumbre”, señala Oñate.


Por ello es importante el camino que se abordará en materia de salud mental en el futuro, “dependerá de cómo se siguen promoviendo los espacios de prevención de enfermedades en salud mental. No sabemos si los cambios que han ocurrido a nivel mundial en las áreas laborales, económicas y psicológicas continuarán. Lo que sí nos podemos preocupar es de cómo albergar estos movimientos, que además están sucediendo de forma rápida y continua globalmente”, finalizó Oñate.