TEMPORADA DE PISCINAS EN PANDEMIA: ¿CÓMO DISFRUTAR SIN RIESGOS?


Con el arribo de las altas temperaturas, miles de chilenos inician su período de vacaciones. Especialistas hacen un llamado al autocuidado para prevenir nuevos contagios en espacios recreacionales y a cuidar la piel de una exposición prolongada del sol.





A partir de enero 2022 se inició oficialmente el período de piscinas y vacaciones de los chilenos, pero una vez más ésta se da en contexto de una crisis sanitaria y en una cuarta ola de contagios de Covid-19. El Ministerio de Salud anunció que los recintos públicos recreacionales deberán exigir Pase de Movilidad para autorizar su ingreso, junto con las medidas de mascarilla obligatoria y sólo se la podrán sacar al momento de ingresar al agua.


En este contexto sanitario, la profesional de Clínica Los Carrera, Dra. María Eugenia Guerra, señala que pese al inicio del período vacacional se deben mantener todas las medidas sanitarias de prevención, en especial, en piscinas y espacios públicos. “Es necesario respetar los aforos, mantener la distancia social, un adecuado lavado de manos y tener un comportamiento adecuado para evitar accidentes dentro las piscinas”.


A su vez, indica que es recomendable el uso de lentes durante la permanencia en el agua para evitar irritación o infección ocular, también recomienda mantener artículos, tales como toalla, gorro, gafas de sol y el calzado que se usa para las inmediaciones de la piscina, deben ser siempre de uso personal y no deben ser intercambiados ni compartidos con otros usuarios. Al mismo tiempo, es fundamental ducharse antes y después de entrar a la piscina, para retirar de la piel los gérmenes y restos de productos de higiene adheridos en la piel.


Actualmente, la normativa establece que la concentración óptima de cloro en la piscina es de 1 a 3 partes por millón, pero cuando sobrepasa esa barrera, se pueden sentir síntomas tales como ardor de piel y mucosas, como, por ejemplo: ardor en la garganta, en los ojos que se manifiesta como lagrimeo, o ardor o sensación de cuerpo extraño intraocular. Sin embargo, la especialista de Clínica Los Carrera, Dra. Guerra, destaca que “es poco frecuente que ocurra, pero si esto pasara, se recomienda retirar el traje de baño y lavar la zona afectada con agua tibia libre de cloro por 15 a 20 minutos mientras se traslada a un centro asistencial donde serán mejor evaluadas las quemaduras y el estado general del paciente para luego comenzar un tratamiento específico según la gravedad”.


La exposición solar y el cuidado de la piel es otro aspecto fundamental que considerar este verano. Se estima que cada año se diagnostican 3 millones de casos de cáncer a la piel, según cifras de la Organización Mundial de la Salud. En Chile, ha aumentado de 20 a 25 casos por cada 100 mil habitantes, ubicándose como el tipo de cáncer más común. En este contexto, la Dra. Guerra, explica que es vital protegerse de los rayos UV de manera diaria. “La radiación ultravioleta está presente todo el año, sin embargo, en estos meses de mayor calor es importante protegerse aún más del sol. El uso indispensable de bloqueador solar, de al menos, factor UV 50, el cual debe ser retocado frecuente e idealmente sea resistente al agua. También, el protector solar debe ser aplicado entre 20 a 30 minutos antes de exponerse a los rayos solares” explica Guerra.


Una de las manifestaciones de la típica quemadura de sol es un leve enrojecimiento y ardor hasta la formación de vesículas o ampollas que evolucionan hacia la descamación de la piel” enfatiza. Por ello, la profesional sostiene que también es recomendable utilizar ropa que nos ayude a la protección ante los rayos ultravioleta y evitar exponerse a la luz solar en los horarios más cercanos al medio día.